El “C.A.” en el logotipo
16 Agosto, 2016
La tecnología como aliado en la paternidad a distancia
16 Agosto, 2016

Los niños son crueles

En tiempos donde la educación formal de nuestros hijos está viéndose amenazada por medidas que reducen el paisaje y los colores del panorama, aún quedan maestras y maestros que día a día se comprometen a maravillar a nuestros hijos mientras le dan conocimientos. La verdad es que solo así se puede captar la atención de una generación que tiene tantas cosas en que distraerse. Por lo que siempre hay algo nuevo que hacer para el colegio.

En el caso de Eva, mi risueña hija de 7 años, su maestra de segundo grado le asignó la tarea de hacerme una entrevista. Yo, encantado por el reto, me llené de orgullo explicándole a ella que yo soy comunicador social y que parte de mi trabajo es hacer entrevistas, además le di tips básicos como preguntar primero lo básico de la persona objeto de entrevista.

Eva muy obediente me escuchó y empezó a disparar preguntas con entusiasmo, luego de mi nombre completo, procedió:

  • Papá, ¿Cuántos años tienes?
  • 30 años hija

Luego de un corto, pero analítico silencio de su parte…

  • Guaaaoo…. ¡Estás viejo!

Y lo dijo con tal asombro y convicción, que no pude contener la risa. Estoy viejo.

Esto, nos hace reflexionar en ciertos valores que los niños de su edad aun no desarrollan, como la discreción, el tacto, la política y cualquier otro que sirva para evitar que no digan lo que realmente piensan. A fin de cuentas son niños criados en este milenio, donde los padres perseguimos el ideal de tener hijos capaces de mostrar sus emociones. Ellos realmente no ven la necesidad de ser discretos, sutiles, ni políticos. Y yo lo agradezco.

Algunos ven esta realidad y dicen con cariño “los niños son crueles”, pero este adjetivo solo le toca a los “grandes”, que aun con la madurez de saber ser discretos, sutiles y políticos, deciden elegir las acciones y palabras exactas para hacer crueldades.

 

Escrito originalmente para: Elefantesyratones.com el 15/05/2014

Deja un comentario